No te quedes a medio camino

Desde el principio Dios ha querido lo mejor para todos nosotros y en la historia vemos como desde el padre de Abraham, Dios quizo llevarlo de Ur hacia una tierra mejor: Canaan. (Génesis 11:31)

Recorrido de Abrham

Todos comenzamos nuestra vida en Cristo desde Ur (Símbolo de pecado) y vamos en dirección a Canáan (Símbolo de bendición). Una vez que somos perdonados, Dios nos lleva a un lugar de bendición. Pero en el trayecto muchas veces algo pasa y nos estancamos a medio camino (Haran).


Así sucedió con el Padre de Abraham, se quedó a mitad del camino sin llegar a la tierra que Dios le había prometido. Es más tarde cuando Dios exhorta a Abraham a dejar ese lugar y por fin llegar a la tierra prometida.


En la carrera de la vida, la meta es llegar a Canaan (Hebreos 12:1); y para eso hay que despojarnos de todo aquello que nos estorba para avanzar: Pecados, heridas, hábitos... pesos que son innecesarios y que sólo nos distraen y nos alejan del curso del camino.

¿Dónde estás hoy delante de Dios?

Dios quiere que alinees tus pasos a la dirección correcta. Dios tiene para ti una tierra de promesa, de plenitud y gozo. No te quedes a mitad del camino, levántate y rectifica tus pasos.

Extracto del mensaje de nuestro pastor Enrique Arturo Espinosa Aullet del 11 de abril de 2018.

Para ver el video completo de esta predicación haga click aquí.

#canaan #abraham #tierraprometida

Entradas destacadas