Un reencuentro con Dios


Dios nos quiere llevar a una tierra de bendición. Desde el principio, Dios quería llevar a Abraham a Canaán pero éste se queda en Harán, donde nace Isaac, el hijo prometido. Este engendra a Jacob y Esaú. Jacob fue quien le compra la progenitura a su hermano y por eso es llamado el suplantador.


Lea Génesis 35:1-15


En este capítulo de Génesis vemos la historia de Jacob, quien desde pequeño tenía en la mira la progenitura de su hermano y un día Esaú se la vende por un plato de lentejas. Antes que muriera su padre, Jacob toma con engaños la bendición que pertenecía a Esaú.


En dos ocasiones diferentes Jacob fue a Bet-El, (Génesis 28 y 35). En donde tiene un encuentro especial con Dios. La primera vez el se encuentra con Dios circunstancialmente en un sueño pero la segunda Dios lo manda llamar y se le revela con bendición y le pide que se quede allí.



En esta historia podemos aprender de la vida de Jacob que Dios no puede ser burlado, Jacob defrauda a su hermano y a su padre y más adelante es defraudado por su suegro; que es tan malo desear la bendición de otro como menospreciar la propia y que a veces queremos resolver las consecuencias de nuestras acciones a nuestra forma, cuando Dios tiene otros planes; en esta historia Jacob quiere sobornar a su hermano para que no le mate y más adelante el ángel del señor tiene que luchar con él para bendecirlo, primero lo tiene que quebrar para que Jacob se rinda y acepte la bendición.


Así este Jacob (suplantador), se convirtió en Israel, “Principe con Dios” o el que vence al mundo con Dios.


Dios no te va a exigir qué le vas a dar; pero siempre estará pendiente de qué le damos y con qué corazón lo hacemos.


Levántate, sube a Bet-El y quedémonos allí.


¿Qué parte de esta historia es la película de tu vida?


¿Has vivido en trampas?, ¿Dónde te encuentras?, ¿Has querido tomar atajos?. Con Dios no hay atajos, hay un camino que debemos atravesar. No te quedes en Egipto, lugar de pecado y de todo lo que desagrada a Dios. Hay mucho cristiano que se queda atorado en el desierto por no renunciar o dejar pecados atrás.

Subamos a Bet-el a la casa del señor y edifiquemos allí un altar.

Para ver el video del mensaje completo haga click aquí.

#PastorEnriqueArturoEspinosa #Jacob #canaan #Abraham

Entradas destacadas