Un enemigo de la iglesia



EFESIOS 5:14-20


“Despiértate, tú que duermes; levántate de los muertos, y Cristo te dará luz.

Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios. Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos. No actúen sin pensar, más bien procuren entender lo que el Señor quiere que hagan. No se emborrachen con vino, porque eso les arruinará la vida. En cambio, sean llenos del Espíritu Santo cantando salmos e himnos y canciones espirituales entre ustedes, y haciendo música al Señor en el corazón. Y den gracias por todo a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”


Una manera de vivir una vida poderosa es cuando vivimos sabiamente. Una vida cristiana sabia, siempre será sumamente efectiva y poderosa; por ello, como cristianos, antes de actuar debemos preguntarnos si lo que haremos glorificará - o no - el nombre de Dios.


Pero, ¿cómo obtendremos tal sabiduría? La respuesta es, con un CORRECTO temor a Dios. (Prov 16:6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.)


Ahora bien, dos espíritus que afectan fuertemente a la iglesia hoy en día son:

-La tibieza = Apatía

-Control o Manipulación.


La apatía ha invadido a nuestras iglesia, le ha pasado como a Sansón, quien caía y se levantaba una y otra vez de manera osada, hasta que perdió la presencia del Espíritu Santo, y terminó siendo motivo de burla de muchas personas.


“El problema de la iglesia actual no es el ateísmo, porque muchos dicen creer en Jesús y hay mucha información al respecto; más bien el problema es LA APATÍA”

(Tim Keller)


¿QUÉ ES APATÍA?

La tibieza nos lleva a ser cristiano a medias, lo que se traduce en un espíritu de APATÍA. Los últimos días de Jesús son catalogados como “La Pasión de Cristo”, y es precisamente La pasión lo que provoca que NO haya tibieza en nuestras vidas.


A pesar de lo atareados que puedan ser nuestros días, no hay excusa para no poder pasar tiempo con Dios. Muchas veces permitimos que nuestros corazones se llenen de basura, y esto nos impide a adorar a Dios de forma correcta. Vamos menguando de poco en poco nuestros tiempos a solas con Dios, hasta que llega un punto donde somos “medio cristianos” y 100% algo más.


Isaías 29:13. “Así que el Señor dice: Este pueblo dice que me pertenece; me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. Y la adoración no es más que reglas humanas, aprendidas de memoria”


Dios se dirige a los tibios de la siguiente manera:

“Yo sé que creen en Mí; pero su forma de vivir es como si no creyeran en mí; les dice: Conozco tus obras, Yo sé todo lo que haces; el punto es, que no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras lo uno o lo otro”

Apocalipsis 3


El estar en tibieza puede llevarnos a cegarnos y no reconocer que hemos dejado a Dios a un lado; por ello, es mas fácil que un mundano sea cristiano con pasión (ya que puede aceptar sus errores y experimentar verdadero arrepentimiento de sus pecados) a que un “medio-cristiano” vuelva a tenerla.


Y tú ¿cómo quieres vivir tu cristianismo?



Mensaje por Enrique Arturo Espinosa Aullet, Pastor de nuestra congregación.


Para ver el mensaje completo haga click aquí.




#PastorEnriqueArturoEspinosa #Apatía #tibieza #sansón

Entradas destacadas