Cielos abiertos


Dios quiere que en nuestra Iglesia haya cielos abiertos, pero Él también desea cielos abiertos en tu persona, en tu familia, en tu casa, en tu trabajo, en tu escuela… Y existen tres maneras de abrir los cielos sobre nuestras vidas.


¿QUÉ SON LOS CIELOS ABIERTOS?


Es tener libre acceso a todo lo que está pasando en el reino celestial; que cada cosa que esté sucediendo en el cielo, ocurra también en la tierra. Así mismo, representa tener el respaldo y el favor de Dios en nuestras vidas.


Dios no quiere que haya cielos abiertos solo dentro de las 4 paredes de la iglesia, sino también en cada una de nuestras casas; de hecho, esto lo podemos ver reflejado en el modelo de oración que le enseña Jesús a sus discípulos.


En Isaías 61:1-5 (DHH) se puede leer que Isaías hace una oración a Dios para que Él descendiera a la tierra y rasgase los cielos sobre Israel. El pueblo de Israel se encontraba lejos de Dios, era un pueblo con idolatría e incluso ellos mismos creían que estaban como si Dios nunca los hubiese conocido (Isaías 63: 15-19)… Pero realmente Dios no se olvidó de Israel, ellos fueron quienes se olvidaron de Dios.


Hubo un tiempo donde Israel tenía los cielos abiertos: al salir de Egipto, Dios estuvo con ellos en todo momento, como una nube permanente en el día, como una columna de fuego por las noches, abrió el mar para que pasaran por tierra seca e incluso les dio maná cuando tuvieron hambre. Dios siempre quiso tener los cielos abiertos sobre ellos, pero su mala forma de vivir, sus pecados, sus ídolos fue lo que alejó a Dios de ellos y los cielos se cerraron.


¿CÓMO ESTAN LOS CIELOS (ESPIRITUALES) EN MÉXICO?


Como sabemos, México es un país con altos niveles de corrupción, delincuencia, homicidios… Desafortunadamente, se podría decir que los cielos sobre nuestro país están cerrados; pero como Iglesia y como Hijos de Dios, es NUESTRO deber el trabajar para abrir los cielos sobre nuestra nación.


Tú y yo tenemos una autoridad, por parte de Dios, para poder abrir y cerrar los cielos (Mateo 16:19). Dios nos ha dado el poder de atar y desatar lo mismo que está ocurriendo en el cielo, aquí en la Tierra.


PERO, ¿CÓMO ABRIR LOS CIELOS?


Hay tres acciones que Elías hizo para abrir los cielos sobre Israel, y nosotros también podemos hacerlo:

  1. Restaurar el altar. (1ª Reyes 18:30-35) Antes de invocar a Dios, Elías tuvo que restaurar el altar para que éste estuviera disponible para Dios. Si queremos cielos abiertos, es importante detenernos a analizar ¿cómo está nuestro altar?, ¿cómo está nuestra vida espiritual? Debemos cuidar que nuestro altar no esté “seco”, sino lleno de vida, y que pueda agradarle a Dios como ofrenda… Para restaurar nuestro altar debemos volvernos a Dios una vez más


Una causa importante de que los cielos se cierren es la desobediencia a la Palabra de Dios (Deuteronomio 28:20-24). Si desobedecemos a Dios él cerrará los cielos no sólo para nosotros, sino también para nuestras futuras generaciones… Si queremos ver bendecidos con cielos abiertos, debemos ser OBEDIENTES a la voz de Dios (Deuteronomio 28:1-10).


  1. Buscar a Dios APASIONADAMENTE. El orar y estar en comunión con Dios debería ser lo más importante para nosotros como cristianos. De la misma manera que ocurrió con Elías (1ª Reyes 18:36-37), cuando nosotros oramos y declaramos cosas Él sí nos escucha y comienza a obrar en nuestro favor. El anhelo más grande de Dios, es que tengamos comunión con Él y le conozcamos, y cuando eso ocurre Él abre los cielos.


Nos encantan las bendiciones de Dios, pero ¿cuánto tiempo realmente dedicamos en la intimidad con Dios?


  1. Entregarle a Dios nuestra ADORACIÓN. Cuando nosotros adoramos y alabamos realmente, a Dios le place abrir los cielos. En medio de la alabanza Dios puede traer paz y libertad. Cuando Pablo y Silas estaban en la cárcel, después de haber sido azotados y golpeados, pareciese que los cielos sobre ellos estaban cerrados; pero cuando comenzaron a orar y a cantar himnos, los cielos se abrieron y sus cadenas fueron rotas… La alabanza a Dios puede abrir los cielos, y esto a su vez trae LIBERTAD y Su Gracia a nuestras vidas.


Dios QUIERE abrir los cielos en nuestras vidas, pero no se trata de lo que alguien más pueda hacer por nosotros para abrir los cielos… Se trata de lo que NOSOTROS MISMOS hacemos para abrir los cielos.


¿Cómo está tu altar? ¿Cómo está tu comunión con Dios? ¿Qué tipo de alabanza le estás entregando a Dios?... ¿Cómo están los cielos en tu vida?

Mensaje por Ricardo Espinosa Ramos, predicador de nuestra congregación.

Para ver el mensaje completo haga clic aquí.

#cielosabiertos #adoración #alcancefamiliar #altar #ricardoespinosa

Entradas destacadas