Qué hacer en medio del Valle de Huesos Secos


Hoy en día, estamos viviendo en un Valle de Huesos Secos donde es más que evidente la falta de la Presencia de Dios... ¿Será que puedan revivir esos huesos secos?

Ezequiel 37:1-3

1 La mano del Señor vino sobre mí, y su Espíritu me llevó y me colocó en medio de un valle que estaba lleno de huesos. 2 Me hizo pasearme entre ellos, y pude observar que había muchísimos huesos en el valle, huesos que estaban completamente secos. 3 Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?» Y yo le contesté: «Señor omnipotente, tú lo sabes».


En este pasaje, Ezequiel no fue quien eligió el estar en medio de ese valle de huesos secos, sino fue Dios quien lo puso en medio de ese valle... Este valle representa el pueblo de Israel; pero puede representar hoy en día alguna situación difícil en nuestras vidas o incluso personas que están "secas espiritualmente". Incluso podemos decir que nuestra ciudad (Veraruz) es un Valle de Huesos Secos, donde hay personas que aún no conocen de Dios, ya sea en nuestros hogares, trabajos, escuelas. Como cristianos, Dios nos pone en ciertos lugares para ser luz y poder declarar vida a todo aquello que está muerto. Dios nos pone a profetizar vida en medio del Valle de Huesos Secos, porque Él mismo nos ha dado toda autoridad y poder por medio de lo que Jesús hizo en la Cruz.


Dios quiere atraer a todos aquellos los que están afuera quién es él, quiere que experimenten la paz y sanidad interior que alguna vez nosotros experimentamos por medio de su Espíritu.


Ezequiel 37:4-9

Al igual que Ezequiel en estos versículos, nosotros debemos ser esa Iglesia que profetiza VIDA en todo aquello que está muerto: dificultades económicas, dolencias, enfermedades, divorcios, familias quebradas. Dios es omnipotente y poderoso, y Él puede traer vida a todo aquello que está muerto. Nuestra ciudad podría conocer de Dios, pero NOSOTROS debemos salir a alcanzarlos y hablarles sobre la vida que puede haber en Cristo.


Una manera de dar fruto es siendo luz en medio de la oscuridad... Compartiendo a todos aquellos, que están secos, acerca del AMOR de Dios.

Ahora bien, si bien es cierto que Dios nos manda a ser vida y luz, también es cierto que nosotros mismos podemos estar en medio del Valle de Huesos Secos.


Dios siempre tuvo UN SOLO "PLAN A", que fue venir a esta tierra hecho hombre (por medio de Jesús) y morir por cada uno de nosotros, para reconciliarnos con él y estar SIEMPRE con nosotros. Desafortunadamente, como cristianos cuando la situación se torna difícil — ya sea en nuestros hogares, trabajos, iglesias, etc. — tendemos a alejarnos de Jesús y tomamos el "plan B"... Cuando nuestro ÚNICO plan debería ser Dios. Jesús nunca tomó un "plan B" o "plan C" aún sabiendo que iba a morir clavado en la cruz.


Ezequiel 37:11

11 Luego me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son el pueblo de Israel. Ellos andan diciendo: “Nuestros huesos se han secado. Ya no tenemos esperanza. ¡Estamos perdidos!”


El tomar un "plan B" puede llevarnos precisamente al Valle de Huesos Secos, y esto a su vez, puede provocar que perdamos nuestra esperanza... Y si perdemos la esperanza en Dios, entonces corremos el riesgo de "secarnos"


Hubo mucha dificultad en los tiempos de Jeremías, Isaías, Ezequiel, Samuel... Y así mismo, están ocurriendo tiempos difíciles en nuestra nación y ciudad, pero es nuestro trabajo levantarnos, profetizar vida y hablar sobre el ÚNICO PLAN que tuvo que Jesús para con nosotros.


¿Cómo se encuentra actualmente nuestro corazón? ¿Qué se ha secado en tu vida? ¿Tu pasión por Dios? Es tiempo de que esos huesos secos vuelvan a vivir en la fe y pasión por Cristo en nuestras vidas.


Mensaje por Ricardo Espinosa, servidor de nuestra congregación.

Para ver el mensaje completo haga clic aquí.








#huesossecos #ricardoespinosa #vida #fruto #ezequiel

Entradas destacadas