Preparando la Transformación



La verdadera TRANSFORMACIÓN no viene solo por un cambio de gobierno, sino porque las Familias conozcan el Camino, la Verdad y Vida... Jesús. Antes de morir, Jesús nos encomendó ir y hacer discípulos, y es momento que pongamos "manos a la obra". La gente NECESITA escuchar la buena noticia, y nosotros tenemos el gran privilegio de poder compartirla.


El gobierno en nuestro país tiene que hacer la parte que nos toca, pero NOSOTROS también la parte que nos corresponde. La iglesia tiene, y siempre ha tenido, una gran responsabilidad: El Reino de Dios. El Reino no es responsabilidad a imperios, gobiernos, partidos politicos, sino responsabilidad de SU IGLESIA...


Pero, ¿cuál es la parte que nos toca?: ESTABLECER EL REINO DE DIOS; es decir, hacer la voluntad de Dios.


Hechos 2:36-47

En este pasaje de la Biblia, se puede leer la confrotación de Pedro hacia aquellos que crucificaron a Jesús (Hecho 2:36). El Espíritu Santo toca a estas personas, y los motiva a cambiar; como respuesta a esto, las personas preguntan qué pueden hacer al respecto y Pedro les contesta: arrepiéntanse y bautícense (Hechos 2:38).


El bautismo es la decisión (hecha públicamente) de creer, obedecer y seguir a Jesús. Sin embargo, muchos de nosotros aunque decidimos bautizarnos, no nos arrepentimos realmente y seguimos pecando; es decir, nos bautizamos pero seguimos con un pie en el mundo. Como consecuencia de ello, no vivimos en plena obediencia a Dios y por lo tanto no recibimos por completo su recompensa y bendición.


Por otro lado, la recompensa de ARREPENTIRSE y bautizarse, es que el Espíritu Santo nos bautice. Si bien es cierto que el Espíritu Santo nos convence de pecado, somos NOSOTROS los que respondemos a Su llamado a arrepentirnos.


Ahora bien, tres cosas que hicieron las personas al recibir la confrontación de Pedro:

1. Recibieron la Palabra 2. Perseveraron en la Enseñanza

3. Tenían comunión

Y precisamente, como iglesia, tenemos que hacer las cosas que ellos hacían. A pesar de que el mensaje es el mismo (JESUCRISTO), pueden existir ciertas variaciones en la manera de transmitirlo (pantallas, micrófonos, etc), y esto no tiene nada de malo; pero hay algo muy importante en lo que está fallando la iglesia: EN CUMPLIR LA GRAN COMISIÓN.


Como iglesia debemos estar conscientes y comprometidos con nuestros dos llamados:

1. Arrepentimiento y discipulado

2. Cumplir la gran comisión

Es nuestro deber salir a evangelizar y dar la buena noticia; en el mundo hay muchas personas que están muriendo sin conocer a Jesús, y es nuestra responsabilidad alcanzar a todas esas personas. Ahí afuera hay personas que necesitan escuchar de Jesús; y nosotros, como hijos de Dios, podemos cambiar vidas predicando el evangelio.


Mensaje por nuestro pastor Enrique Arturo Espinosa Aullet.

#lagrancomision #PastorEnriqueArturoEspinosa #bautizmo #arrepentimiento

Entradas destacadas