EL CORAZÓN DEL EVANGELIO



Dios en su palabra da una esperanza para aquellos que son juzgados por los errores cometidos, aunque el mundo nos diga que no hay salvación, Jesús nos dice que no es así.


Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.” (San Juan 6:37)


Dios nos muestra que sin importar los pecados cometidos en el pasado, siempre que pongamos nuestros ojos en Él nuestra vida será transformada.


En la Palabra de Dios se narra de la historia de una persona que tuvo muchas trabas para poder llegar a los pies de Cristo.


"Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: !!Hijo de David, ten misericordia de mí! Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama. El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino." (Marcos 10:46 - 53)


Bartimeo tuvo muchos problemas para llamar la atención de Jesús, pero él no iba a desaprovechar la oportunidad de que aquel Mesías del que él había escuchado que había resucitado muertos y sanados enfermos y ciegos, por fin estaba en su ciudad; y sin importar las trabas Bartimeo quería llamar la atención de Jesús a gritos y aunque lo callaran Bartimeo ansiaba que lo tomaran en cuenta, Jesús en medio de la multitud lo escuchó y aun siendo obvio el milagro que el mendigo ciego quería, lo cuestionó de aquello que ansiaba y sanándolo, arrojó su capa, la cual era su única pertenencia, con la que se cubría en las noches, la que usaba para recolectar sus monedas, y siguió a Cristo.


Así como las personas que callaban a Bartimeo, o le impedían el paso para que se acercara a Cristo, hay personas que impiden que puedan otras puedan conocer a Dios al no compartir del Evangelio, otras que ya sea por las críticas impiden el acercamiento a Jesús, muchas otras personas piensan que Dios es un Ser inalcanzable, inclusive hay cristianos que pasan de ser seguidores de Cristo a ser simplemente espectadores de sus milagros, pues pierden el interés en su Palabra, en la oración y el ayuno de tener una relación con Dios, cayendo en ceguera espiritual.


La Palabra de Dios dice que después de que Bartimeo recuperó la vista se desapegó de aquello que tenía más valor para él, que era su capa; cuando nos convertimos en seguidores de Cristo nos desapegamos de las posesiones terrenales o aquello que tantos nos gusta (dinero, bienes materiales, relaciones tóxicas, etc.) teniendo como único tesoro a Jesús tal cual como lo hizo Bartimeo.


Cuando el milagro de Jesús impactó la vida de Bartimeo, éste realizó acciones relevantes:


- Escuchó los milagros que Jesús realizaba.

- Gritó a todo pulmón expresando su fe para llamar la atención de Cristo.

- Expresó su amor al referirse a Jesús como Maestro.

- Seguió a Jesús arrojando su capa, su única posesión, y hacerse discípulo de Cristo.


Una vez que el pecado impacta la vida de una persona causa ceguera espiritual que nos impide llegar a Jesús. Inclusive en la Iglesia, cuando nosotros empezamos a murmurar contra nuestros líderes o pastores, que teniendo talentos nos rehusamos a servir con nuestros talentos, compartir la palabra de Dios con las demás personas, o dando las sobras del tiempo que uno tiene para servir a Dios o ayudar a los demás.


En qué etapa de Bartimeo está tu vida

¿En aquella donde estás escuchando simplemente de la palabra de Dios?

¿En donde estás llamando la atención de Dios para que te conceda algún milagro?

O tal vez ya estás dentro de una congregación pero no quieres dejar tu capa y seguir el llamado que Dios tiene para ti.


Mensaje por parte de Alejandro Pérez-Ramayo, predicador de nuestra congregación. Para ver el mensaje completo haga click aquí.






#Bartimeo #evangelio #cegueraespiritual

Entradas destacadas