Un encuentro infructuoso



Cuando una persona tiene un encuentro real con Dios, su vida cambia pero para que esto suceda debe de haber una actitud correcta en los principios de Dios y entender la decisión que estamos tomando, ya que ha existido gente que cree que Jesús existió pero no están dispuestos a ajustar sus pasos, a ajustar su agenda que terminan teniendo encuentros infructuosos, y que siguen a Jesus por conveniencia que cuando reciben su milagro se va.


"Alguien se acercó a Jesús con la siguiente pregunta:—Maestro, ¿qué buena acción tengo que hacer para tener la vida eterna? —¿Por qué me preguntas a mí sobre lo que es bueno? —respondió Jesús—. Solo hay Uno que es bueno; pero para contestar a tu pregunta, si deseas recibir la vida eterna, cumple los mandamientos." (Mateo 19:16-30)


La historia del hombre rico es narrada en los diferentes evangelios (Mr. 10, Lc. 18) desde diferentes perspectivas que amplían el panorama acerca de un joven que reconocía a Jesús como Maestro, y que también tenía curiosidad acerca de la vida eterna, cuestionándole al Maestro sobre lo que se necesita para llegar al cielo y Jesús le respondió conforme a lo escrito en las Escrituras:


1. Guardar los mandamientos

2. Por gracia, creyendo e Jesús


El hombre rico creía que era una persona correcta y buena, porque seguía todos los mandamientos, sin embargo Jesús sabiendo que era una persona con muchas posesiones le dijo que solamente le solicitaría una cosa que consistía en vender sus posesiones y que la ganancia que tuviera, se lo repartiera a los pobres. (Mateo 19:21)


Aunque nadie es perfecto, solo Jesús, Dios nos llama a ser perfeccionados.


El encuentro que el joven rico tuvo con Jesús fue una mala experiencia para él, pues aunque decía que seguía los mandamientos, estaba muy apegado a sus riquezas las cuales se convirtieron en su ídolo, por lo que prefirió quedarse con sus pertenencias que seguir a Jesús. Por lo cual, Jesús viendo la acción que tomó le dijo a sus discípulos que era difícil (no imposible) que un rico entrara al reino de los cielos.


Dejar algo porque nos afecte no es lo mismo que dejarlo por causa o solicitud del Señor. Cuando el joven rico recapacitó en el costo -- beneficio que conllevaba a hacer la única cosa que Jesús solicitaba, no estuvo de acuerdo.


Jesús no maldice en ningún momento la riqueza y tampoco exalta la pobreza, sin embargo el seguirlo implica un precio "Entonces dijo a la multitud: «Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz cada día y seguirme." (Lucas 9:23) Por lo que hay que poner al servicio de Dios lo que tenemos y lo que somos.


La decisión de seguir a Cristo y tener un encuentro exitoso es entregarse con una actitud de entrega total. Pues en donde está tu tesoro ahí está tu corazón.



Mensaje por nuestro Pastor Enrique Arturo Espinosa Aullet

Para ver el mensaje completo haga clic aquí

#eljovenrico #riqueza #pobreza #salvación #actitud #tesoro

Entradas destacadas