¿En qué situaciones debo estar contento?



Como cristianos hemos escuchado que debemos estar contentos en toda situación, pero ¿Cómo puedo lograrlo cuando pareciera que todo está en nuestra contra?


Las tendencias del mundo, la codicia del ser humano y la influencia satánica hacen creer al hombre que lo que tiene no es suficiente o que no es lo que debería tener. El gordito quiere ser flaco, el moreno, blanco... y así el descontento del hombre crece y busca su propia felicidad, sin reglas, pasando por alto la misma palabra de Dios.


El corazón del hombre busca con qué llenarse, y pareciera que la felicidad está ligada a tener lo que no se tiene. En la Biblia se nos habla del contentamiento, que es lo opuesto a la codicia; la verdadera comunión con Dios produce felicidad y tal contentamiento va en contra de toda avaricia.


Hebreos 13:5

No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho:

«Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré».


Cuando codiciamos nos fijamos en lo que deseamos y no en lo que tenemos. La codicia del Rey David lo llevó a desear la mujer de uno de sus soldados y el saciar su deseo le llevó a experimentar dolor en su vida. Cada área de nuestra vida se ve afectada por nuestro contentamiento o nuestra codicia.


Y es que en el tiempo que vivimos parece bombardearnos con esa idea de que lo que tenemos no es suficiente o nos hace falta algo más para ser felices.


¿Es tu propio contentamiento el principal motivo de tu oración?


Filipenses 4:11-12

11 No que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo. 12 Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco.


Y es que ¿Cómo estar contentos cuando las cosas no van bien, cuando el cuerpo falla y todo duele?. Nos contentamos con lo que no deberíamos y aquello que debiese hacerlo nos trae descontento; muchos de nosotros no tenemos problema con nuestra falta de crecimiento en la Fe, no tenemos problema con nuestra precaria lectura de la Biblia, no tenemos problemas con nuestros malos hábitos, nuestras oraciones exprés, poco profundas y poco clamor a Dios. Nos contentamos con lo poco que conocemos a Dios aun sabiendo que esto es un problema en nuestra vida, nos contentamos disfrutando del mundo.


El contentamiento no se trata de un masoquismo por disfrutar del dolor, si no de encontrar la fuente de un contentamiento verdadero, perdurable y que se mantenga: Cristo.


Sin Cristo no hay verdadero contentamiento. Esa es la verdad con la que podemos afrontar cualquier circunstancia por más difícil o dura que se vea. Si Cristo está en mi, ninguna circunstacia podrá derrotarme, ningún problema es mayor a él, y eso trae paz y contentamiento a nuestra vida.


¿Cómo puedo tener contentamiento en medio de cualquier circunstancia de la vida?


1. Debemos recordar que si hay una verdadera razón para estar contentos es que tu y yo somos salvos, y no porque lo ganamos, sino porque Dios nos lo regaló.


Filipenses 4:8

8 Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza.


2. Debemos ser agradecidos en todo tiempo.


Colosenses 3:15

15 Y que la paz que viene de Cristo gobierne en sus corazones. Pues, como miembros de un mismo cuerpo, ustedes son llamados a vivir en paz. Y sean siempre agradecidos.


Deuteronomio 8:10

10 Cuando hayas comido hasta quedar satisfecho, asegúrate de alabar al Señor tu Dios por la buena tierra que te ha dado.


3. Debemos confiar en la providencia de Dios.


Filipenses 4:19

Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.


La fidelidad de Dios es siempre con nosotros y ese es un motivo más de contentamiento. Dios siempre está ahí, sea cual sea la situación y responde a pesar de nuestra infidelidad. Dios puso un espacio para eternidad en nuestros corazones que sólo se puede llenar con lo que es eterno.


Mensaje por Alejandro Pérez-Ramayo, predicador de nuestra congregación. Para ver el mensaje completo haga clic aquí.




#Contentamiento #felicidad #codicia #avaricia

Entradas destacadas